La Teoría de Deformación no considera los desplazamientos y fuerzas divergentes o convergentes en relación a un objeto estable sometido a esfuerzos, los cuales son siempre aditivos físicamente, independiente a que aritméticamente, suma y resta, se anulen.

Utiliza el lenguaje matemático de manera arbitraria y conveniente para autojustificarse, planteando una razón, e inaplicablemente igualándola a una proporción inexistente:

donde 1 no corresponde a ninguna comparación geométrica ni matemática.

Aplica igualdades ilógicas a las matemáticas para obtener resultados que justifiquen su planteamiento erróneo:

 
 
 

Derechos Reservados "Lester Navea Lucar - Arquitecto"
lesternavea@world-disaster.com